Talento femenino deslucido en el She’s the Fest

Mover a las masas en favor de causas tan socialmente asumidas como “innecesarias” no resulta fácil. Si se trata, además, de visibilizar el poderío y el talento creador femenino, el sector masculino no resulta especialmente receptivo. Es una realidad. No obstante, si elShe’s the Fest se vio algo privado de afluencia masculina no ocurrió lo mismo con ellas, que desde el minuto uno captaron el mensaje asumiendo el sentido de la convocatoria.

boxa-3
En un momento de auge de los festivales de verano en el que parece que la presencia de mujeres sobre los escenarios no siempre es la que debiera, Las Naves acogía el pasado fin de semana una nueva edición del She’s the Fest para intentar poner remedio a la situación y sumarse a la causa.

Sin duda la intención era buena, conceder el espacio y el protagonismo que las artistas femeninas merecen. Menos acierto ha habido sin embargo en su ejecución. La organización del evento no ha estado a la altura y ha dejado que desear. En esta segunda edición, la afluencia de público ha sido más bien discreta, mermada también por este motivo (no se avisó por ejemplo del inicio de los conciertos en el auditorio), y la amenización escasa. Si el año pasado existían variadas alternativas de ocio y música entre cada una de las actuaciones, este año había que buscar entretenimiento y opciones gastronómicas fuera del recinto. 

La nota positiva la ha puesto el propio público: escaso pero haciéndose notar en cada uno de los conciertos. Bailaron al más puro estilo rockabilly con Ruth Baker Band, escucharon en silencio muy pegados al escenario de la terraza a Chlöe’s Clue y vibraron con la cantautora gaditana Carmen Boza, quien resumió a la perfección el espíritu de la noche con un “¡Viva el vino y las mujeres!”. La jornada del sábado se desarrolló de manera muy similar, destacando las grandes propuestas de la noche: el trío londinense Peluché y la andaluza Zahara.

Tampoco se puede decir nada demasiado positivo del horario elegido para proyectar las películas de la sección Mujeres de cine. Se desaprovechaba pues una gran oportunidad de volver a ver cintas tan interesantes como La Novia, de Paula Ortiz.

papaya

Pese a las lagunas de este año, las sensaciones han sido muy positivas, lo que anima a seguir apostando por iniciativas como el She’s the Fest que hacen bandera del talento creador femenino.

En Hortanoticias.com por Marta Pérez el 3 de octubre de 2016

Cita con creadoras con talento en el She’s the Fest de Las Naves

Son mujeres, jóvenes y aristas. Componen música, ruedan películas, escriben guiones. En definitiva, desarrollan su vena creativa al máximo compartiéndola con un público que responde muy positivamente a sus obras.

No, no estamos a 8 de marzo y tampoco es el Día de la Mujer. No obstante, nunca está demás potenciar el talento femenino. Así reza el lema del She’s the Fest que durante este viernes y sábado acogerá Las Naves en su segunda edición para llenarlas de la mejor música y creación artística de la escena nacional e internacional contemporánea.

En el plano musical Zahara, Carmen Boza, Brigitte Laverne o Rural Zombies encabezan el cartel de una nueva edición del She’s the Fest sumándose así a otras voces femeninas reconocidas como Annie B. Sweet, Soledad Vélez o Belako que en su edición de 2015 ya pasaron por las tablas de este escenario.

Desde el sur llega con fuerza apuntando maneras Carmen Boza con La Mansión de los Espejos. Esta cantautora gaditana, una de las grandes revelaciones del momento, ha logrado un ascenso meteórico, pasando de grabar temas propios y colgarlos en la red a editar su primer disco de estudio. También desde tierras andaluzas Zahara con su último trabajo bajo el brazo Santa que conseguía posicionarse en el número 3 de la lista de ventas de España en su semana de lanzamiento.

Talleres, charlas y proyecciones completan las actividades y propuestas para estas dos jornadas dedicadas a ellas. Es el caso de   Mujeres de Cine, una muestra itinerante de cine español, hecha –como no podía ser de otra manera- por mujeres, que reúne  los trabajos de algunas de las directoras más interesantes y representativas del panorama cinematográfico español independiente.

Una ubicación, diferentes espacios para disfrutar de la cultura y la creación artística en femenino. Cita ineludible para el fin de semana.

En Hortanoticias.com por Marta Pérez el 29 de septiembre de 2016

¡El gusto ha sido nuestro!

Ana Belén, Víctor Manuel, Miguel Ríos y Joan Manuel Serrat, o lo que es lo mismo, cuatro de los artistas más consagrados del panorama musical nacional, hicieron llenazo completo en el concierto que ofrecieron en la noche del sábado en la Plaza de Toros de Valencia. Los viejos amigos se unen de nuevo, veinte años después, para rememorar una de sus giras más emblemáticas,   El gusto es nuestro,  que tantos éxitos y satisfacciones les trajo en el pasado.

En el presente nada ha cambiado, o muy poco: si acaso la experiencia de años sobre las tablas y unos fans a los que como a los propios intérpretes se les va notando el paso del tiempo. Evidenciando la magia y buena sintonía que existe entre estos cuatro mosqueteros en el escenario, la fórmula empleada les ha devuelto una vez más la entrega total del público valenciano, que coreó y bailó todas y cada una de las canciones que sonaron e incluso se animó con una gran ola a petición de Miguel Ríos.

Un repertorio de más de treinta canciones entre el que no faltaron clásicos como Derroche,  Sólo pienso en ti,  Mediterráneo o el Blues del autobús y que dejó momentos muy especiales como el Paraules de amor susurrado a dúo por Serrat y Ana Belén,   aderezado por los “coros” a pleno pulmón del público, dejando patente la química que existe entre ambos. Más de tres horas de directo que no se perdieron los incondicionales, como ya hicieran muchos de ellos veinte años atrás en otra noche como esta. También se dejó ver y sentir el público joven de una generación que ha crecido escuchando la música de sus padres, canciones con mensaje que marcaron una época y que forman ya parte de su propia historia vital.

Dúos, temas a cuatro o solos intimistas en “mini dosis” de lo mejor del repertorio propio de cada uno de los intérpretes, ninguno decepcionó. Ana, seductora enfundada en un atrevido mono rojo de escote de vértigo; Víctor, en riguroso negro habitual; Miguel Ríos, sin abandonar su look rockero con chupa de cuero, y Serrat, con alfiler grana en la solapa de su chaqueta destilando elegancia, tuvieron tiempo también para charlar con el público, agradecer su acogida y fidelidad y deslizar alguna que otra nada improvisada broma -a todas luces más que repetida en cada una de las ciudades que ha pisado esta gira- para meterse al público en el bolsillo.

Mención especial para la vena socarrona y burlona de Serrat al mencionar el “caloret” que se va con el otoño o la complicidad que derrochó Ríos con la audiencia para que no dejara de vibrar y ovacionara con energía a sus músicos más rockeros. No dudó además en arrancarse al final de la interpretación de su mítico Bienvenidos con un “benvinguts nens del rock&roll”.

Banda y coros, más de una decena de músicos ya habituales acompañando a los artistas, tuvieron también su momento y recibieron el reconocimiento de los propios cantantes, que los fueron presentando uno a uno a lo largo de sus diferentes actuaciones, y los aplausos afectuosos del público.

El cierre de la noche no podía ser de otra forma sino con la arena y el tendido de la plaza en pie bailando junto a las butacas mientras  coreaban y acompañaban con palmas la ya convertida en himno Puerta de Alcalá.

Con más de tres meses en la carretera y muchos kilómetros a sus espaldas, “El gusto es nuestro” cerrará el círculo volviendo de nuevo a Madrid, donde la gira dio inicio, para seguir cosechando éxitos como el obtenido este fin de semana en Valencia.

En Hortanoticias.com por Marta Pérez el 26 de septiembre de 2016

Sonidos desde el sur universales


Grandes nombres del pop rock nacional como el del dúo Amaral con 20.000 copias vendidas de su último trabajo, Nocturnal, o Love of Lesbian, onmipresentes en todos y cada uno de los festivales veraniegos,  también en los puestos más altos en las listas de discos vendidos.

Son solo algunos de los cabeza de cartel con los que tendrá que compartir escenario en el  Granada Sound  una de las grandes revelaciones del momento. La artista gaditana Carmen Boza ha logrado un ascenso meteórico, pasando de grabar en su cuarto temas propios para subirlos en la red a editar su primer disco de estudio, La Mansión de los Espejos.

11987082_1016782611707833_2657213972887870663_nTras arrasar con su campaña de crowdfunding en 2014, superando todas sus expectativas, (como ella mismo dice calculó « mal » y en apenas ocho horas superó su petición de 10.000 euros alcanzando finalmente los 25.000) hace ahora un año, fichaba por Warner y reeditaba su disco. Ahora Boza está afincada en Madrid y no para de dar conciertos por todo el territorio. Pese a su presencia en múltiples festivales los últimos veranos ésta será su primera vez en el Granada Sound.

Como apunte a los organizadores, queja velada por su ausencia este año y petición para la futura edición de 2017, la no presencia de Patria Pardo en su ciudad, otra grande habitual de la Tertulia y otros garitos granadinos, ha dejado muchas decepciones entre los seguidores locales.

Comentarios a parte, la propuesta para este año combina lo más actual del panorama nacional e internacional con la variedad de estilos. Entre los que presentan nuevo trabajo encontramos a los catalanes Manel con su Jo competeixo, a la venta desde el pasado mes de abril. El disco, el cuarto de estudio de la banda barcelonesa, continúa la propuesta en la línea pop y música folk  mediterránea a la que ya nos tienen acostumbrados, con letras elaboradas y melodías pegadizas. DSC_0204

El poeta Halley de Love of Lesbian es también lo último de estos veteranos barceloneses.  En 2015 se bajaron de los escenarios para trabajar entre bambalinas en el nuevo disco y durante el pasado verano ultimaron sus canciones en la “Casa Murada” de Banyeres del Penedès.

Indie, flamenco, rock, psicodelia o electrónica. Hay para todos los gustos, solo se trata de elegir actuación y escenario.

 

 

¿¡ Y por qué no volver!?

 

IMG_3723Mucho tendrían que cambiar las cosas, muy mal tendrían que darse, para que París dejara de ser París. Los turistas siguen viéndola como la ciudad que siempre ha sido: centro de cultura, atractivos históricos, literarios, musicales… la ciudad del amor, de las luces (la Torre iluminada), de los bateaux mouche. Los propios parisinos siguen disfrutando de los pequeños placeres que esconde la ciudad en verano -concentrado en agosto, en una ciudad casi desierta, y donde todos los esfuerzos de la mairie por simular que la estación estival existe verdaderamente en la capital parisina parecen pocos-.

El día a día sigue en París. Con algunas diferencias -cierto- engorrosas -sin duda- pero que no dejan de confirmar a esta gran capital europea como uno de los principales reclamos y atractivos turísticos durante los doce meses del año.

Montmartre y Pigalle son un clásico. Callejear por los aledaños de la colina del tertre y su “plaza de los pintores” es un alternativa a la concentración agobiante de personal entre Sacré Coeur y los escalones que llevan hasta el mirador. La antigua aldea de viticultores tiene un oscuro pasado como “monte del martirio”. Aquí perdió Saint Denis su cabeza (literalmente), por lo que no es extraño que no guardara buen recuerdo de este barrio de vida alegre y decidiera hacer llevar sus exequias a otras lindes de la ciudad, hasta la nueva urbe de la periferia que llevaría su mismo nombre.

A los pies de la butte, metro Abbesses (remarcable ejemplo del art nouveau obra de Hector Guimard), el muro de los je t’aime (siempre rodeado de cámaras y miradas indiscretas) o la iglesia de Saint Jean de Montmartre, peculiar combinación de la arquitectura de la Revolución Industrial y el art déco cuya nave de pared de ladrillo rojo se confunde con la de una fábrica, pasando a menudo desapercibida.FullSizeRender

París es también, cómo no, sus distritos más nobles: barrios donde el lujo, las marcas, la moda y las gruesas billeteras se dan la mano. En el VII, la Torre Eiffel. Pocas presentaciones necesita el monumento de acero creado para la Exposición Universal de 1889. La explanada que rodea los Campos de Marte es en la actualidad “zona militarizada”, de seguridad extrema. A los turistas y enamorados que eligen los jardines para sellar con un picnic bajo la torre su amor parece no importarles demasiado. A pesar de controles, barreras y chequeos que complican y retrasan el ascenso, las largas colas (cada vez más largas) no cesan. El premio está en la primera planta: un recientemente inaugurado suelo-mirador de cristal (nada espectacular por otra parte) y un simulacro de remanso de paz  entre el gentío en forma de jardín que en los días grises y ventosos (la mayoría) pierde todo su atractivo.

En el VIII los Campos Elíseos; parada final Arco del Triunfo. Si uno alza un poco la vista más arriba, hacia la larga avenida que se extiende hacia el horizonte, cabezas y más cabezas en una marea de gente que carga bolsas de las tiendas más chic y de las no tan chic. Tanto en las más exclusivas (Louis Vuitton) como en las más “mundanas” (H&M) el registro de bolsos es preceptivo. Al final se convierte en gesto automático, para algunos medida de confianza en medio de esta alerta máxima por atentados.

IMG_3740Tampoco podemos olvidar su faceta como “ciudad de las letras”, reconocida y representada en el Barrio Latino. En París encuentras libros de casi de todo: viajes, manga, diseño, costura… no solo en Saint Michel; Saint Germain des Près, Odéon o Saint Sulpice se suceden en el paseo por avenidas y bulevares. Inevitable pues seguir buceando entre discos, vinilos o libros manidos. El camino despreocupado es el que lleva a los descubrimientos: pequeñas calles coquetas por transitar, rincones que esconden iglesias y cafés antiquísimos… Es así como se descubre el Procope o la destartalada librería canadiente The Abbey Bookshop. Solo así se llega a las Arenas de Lutecia, anfiteatro galo-romano del siglo I cuya conservación fue defendida por Victor Hugo ante el Consejo Municipal de la ciudad en 1883.

IMG_3792Saint Paul, Le Marais. Otro regalo. El paraíso de los hipsters, los nuevos modernos de la ciudad que compran su ropa al peso, cuidan su looks más desaliñados y disfrutan rebuscando entre el revoltijo de segunda mano de “a un euro” prendas sacadas de otras décadas. Barrio ideal para diseñarse un buen plan de tardeo de domingo explorando tiendas que no echan el cierre (el barrio judío no se para durante el descanso dominical), degustar la popular comida kosher o disfrutar de una pinta de cerveza en uno de los múltiples y concurridos bares y cafés durante la Happy Hour.

Los que se queden con ganas de más pueden indagar otras posibilidades entre los rastros y mercadillos de barrio y la periferia, como el Marché aux Puces de Saint Ouen. Lo que no encontréis aquí, no existe. Parques y jardines son otra alternativa para pausa y/o picnic: La Villette, Buttes Chaumont o el Jardin des Plantes escapan de los transitados jardines de Tuileries o Luxemburgo.

Y, sobre todo, y siempre, La Seine. Es el Sena el que da sentido a la ciudad: sus ritmos de vida, sus mundos paralelos y simultáneos de rive gauche y rive droite y el que dota de entidad y fisonomía de ciudad tan única con sus îles a París.IMG_3784

Así y todo, aún hay quien se pregunta y cuestiona por qué volver a París; ¿Y por qué no? Quizá les falten los motivos o las ganas. Aunque incomprensible, puede ser. No obstante, la experiencia me enseña que siempre hay motivos para seguir volviendo.

5º Aniversario del Granada Sound

IMG_6950

El verano no acaba en agosto ni septiembre meteorológicamente hablando, y los festivales típicos de la estación -cada vez más numerosos- tampoco lo hacen. Mientras siga apretando el calor (hasta bien entrado octubre), hay tiempo más que de sobra para reunir a un nutrido grupo de artistas nacionales e internacionales y convocar a los adeptos a la buena música a un evento en el que reine el buen rollo, la variedad musical y con la Alhambra y Sierra Nevada como marco de fondo incomparable.

Es lo que debieron pensar los organizadores del Granada Sound allá por el año 2012 cuando se decidieron a celebrar por primera vez a celebrar un festival de música indie en la ciudad nazarí que este año busca convertirse en referente nacional en una cifra de aniversario.

Los próximos 23 y 24 de septiembre tendrá lugar la quinta edición del Granada Sound en el en Paseo del Cortijo del Conde. La acogida en 2015 en el nuevo emplazamiento fue buenísima, con gran afluencia de público (más de 25.000 personas). Sin duda un inicio prometedor para la transformación del Alhambra Sound en el Granada Sound.

En respuesta a la venida masiva de personal, el cártel del Granada Sound continúa subiendo el nivel año tras año. Algunos como Carlos Sadness o Miss Cafeína repiten. Otros como Izal o Supersubmarina ya han repetido y ceden en esta ocasión su puesto a otros artistas como Manel o Carmen Boza.

IMG_6593

Como platos fuertes, el dúo aragonés Amaral, en plena gira Noctural desde el pasado mes de mayo; Love of Lesbian, otra formación consolidada que llega con nuevo trabajo, El poeta Halley, o los catalanes Manel con su Jo competeixo, también de estreno.Fuel Fandango presentará su trabajo Aurora mientras que Miss Caffeina hará lo propio con Detroit.

La nota internacional la pondrá The Ting Tings. Los británicos presentan su Super critical de 2014 al más puro estilo dance-punk. Second, León Benavente, la Maravillosa Orquesta del Alcohol, Carlos Sadness, Neuman, Full, Manel, Ángel Stanich, Sr. Chinarro, Arizona Baby, Carmen Boza, Mucho, Modelo de Respuesta Polar, los rockeros Los News, Eme DJ y Buffetlibre componen el resto del cartel para dos días que prometen ser frenéticos.

Courtney Taylor Taylor: “David Bowie estaría muy orgulloso del disco que hemos hecho”

Los Dandy Wharhols están de gira. Europa, Estados Unidos y Australia son los continentes por los que pasará su directo revolucionario y los nuevos temas de su último disco de estudio, Distortland.

Con motivo de su presencia en los escenarios del Festival de Les Arts The Dandy Warhols han hecho parada en Valencia hemos aprovechado para entrevistar a su vocalista, Courtney Taylor Taylor, la cara más visible y polémica de la banda estadounidense.

Hablar de alcohol y drogas abiertamente no es lo habitual, pero con las estrellas del rock ya se sabe. Tampoco es lo normal que un artista te diga dos horas antes de iniciar su concierto que no tiene claro lo que va a ofrecer sobre el escenario. Pero, insisto, Courtney Taylor Taylor es un rock star, y como tal se comporta.

¿Qué tal está funcionando el disco y esta nueva gira que os ha traído hasta Valencia?

Tanto el disco como la gira están siendo genial, es estupendo estar a un nivel donde todo va bien. El grupo está haciendo un trabajo fabuloso, aunque obviamente siempre se puede mejorar.

Cada nuevo disco que componéis se inicia de fomar poco habitual, con una vieja grabadora de casete de tu adolescencia ¿Eres de los que les va lo vintage?

Para volcar todo lo que se me ocurre tengo un viejo casete de los ochenta. Lo uso porque puedo poner todas mis ideas de manera muy rápida en ella. Una vez tengo unas cuantas registradas en mi casete las reproduzco en mi ordenador; luego lo llevamos al estudio de grabación y ahí es donde empezamos a trabar. Pero sí todo empieza con una vieja grabadora de casetes.

El hecho de utilizar viejas técnicas de grabación y aparatos no es algo que haga con un propósito intencionado, sino que se trata más bien de que es algo más fácil y que también me sirve como experiencia.

El título del álbum hace referencia a vuestra ciudad natal, Portland, pero también a la evolución y al cambio que ha experimentado en los últimos años…

Todo empezó como una referencia a la cantidad de distorsión que se escuchaba cuando sonaban los instrumentos a causa precisamente de las cintas de casete que usamos en primera instancia. Hay tanta distorsión en las cintas y saturación que me dije a mí mismo que debíamos llamar a este disco Distortland (juego de palabras en inglés entre distorsión y Portland).

Luego me puse a pensar en lo que ha ocurrido en Portland, donde  cada edificio antiguo bonito ha sido derribado y reemplazado por apartamentos baratos. Además, tenemos uno de los peores tráficos de todo Norte América. Se ha convertido en una ciudad donde se junta cada vez más gente en un espacio cada vez más pequeño, en bloques de apartamentos a los que se han mudado cientos de personas, cada una de ellas con su propio coche y la contaminación que conlleva. Toda esta idea se concentra en la foto de portada del disco, una imagen neblinosa de las vistas del skyline de la ciudad.

¿Por qué tanto tiempo para que vuestro último trabajo viera la luz. Os preocupa quizá la calidad de lo que vais a presentar ante el público y su reacción?

Normalmente nos tomamos tres años, a veces cuatro, entre disco y disco, es muy normal.

No puedes pensar en la gente y su reacción porque de lo contrario estás haciendo simplemente entretenimiento; si por el contrario obvias esta reacción, entonces estás haciendo arte. Si solo piensas en ti, creas la diferencia entre el arte y el entretenimiento. No sé lo que pensará la gente, y tampoco me preocupa; es por ello que esto forma parte también de que el proceso de hacer un disco sea tan largo, ya que esto va también sobre mí, sobre lo que necesito, y que debería hacerme sentirme mejor con mi jodida cabeza.

Solo el hecho de grabar y hacer música es muy terapéutico para mí, por eso no me preocupo por nada más cuando está acabado; no es el objetivo.

Además de ser algo terapéutico, ¿grabar y componer sigue produciéndote satisfacción?

Claro, se trata también de pasárselo bien y disfrutar. Bebo mucho y consumo drogas con amigos que vienen por aquí y por allá. Estamos bastante de fiesta en el estudio, es algo que solemos hacer cuando grabamos. Pero cuando pienso en componer música,   desde luego no hay nada que se me ocurra sobre componer una canción que tenga que ver con la diversión. Es una especie de acto de desesperación, un comportamiento pasivo-agresivo.

¿Qué nos puedes decir del significado especial que tiene para vosotros la canción Semper Fidelis y de su relación con tu amigo David Bowie?

Sin duda Semper Fidelis sería un tema que le hubiera encantado a Bowie. Definitivamente es sin duda la pieza sonoramente más única de música que hemos hecho desde hace tiempo.

David murió el día que se lanzó nuestro single. Eso apesta. Me sentí realmente vacío, todavía me tiembla el corazón cuando pienso que se ha ido. Sigo sin poder creérmelo. Supongo que sabía que claramente estaría muy orgulloso del disco que hemos hecho, porque es real y jodidamente genial. No es algo de un artista inconstante autoindulgente, como lo han sido nuestros discos en los últimos diez años. Está muy centrado.

Casi todos vosotros compagináis The Dandy Warhols con otras actividades creativas y formaciones musicales. Tú mismo por ejemplo has participado en la creación de una novela gráfica ¿Es así como entendéis vuestro trabajo, desde la inquietud y una actitud infatigable?

Lo que  hacemos es lo que nos gusta y podemos refinar nuestra mierda y hacerla mejor y mejor. No tocamos con ordenadores ni portátiles, tocamos auténticos instrumentos. Por eso nunca sabes qué puede pasar. La hora y media de concierto es la mejor parte de nuestro trabajo.

En Hortanoticias.com por Marta Pérez el 5 de julio de 2016