Shakespeare, ¿héroe o villano?

En época de superhéroes y de cómics convertidos en película por docenas (especialmente de la Marvel) aparece en escena, al menos en mi escena, un nombre: William Shakespeare. Además, no hemos de olvidar que el pasado 23 de abril, Día del Libro, celebrábamos el aniversario de su fallecimiento (según el calendario juliano).

This was long thought to be the only portrait ...

Misterio y controversia. Básicamente esto es lo que genera el “personaje” o la persona de William Shakespeare. Ciertamente, las últimas películas y algún que otro documental reciente sobre este hecho han conseguido atraer mi atención. Y es que tiene mérito crear interés en alguien como yo, que me habré leído sólo un par de obras de “Sir Williams” y habré visto en el teatro otras dos. Por no hablar de mi nulo conocimiento en literatura inglesa y sus clásicos. Lo más cerca que he estado de ellos ha sido del Ulises de Joyce, que sólo mereció mi atención hasta sus páginas intermedias (intentar introducirse en el universo dublinés de Joyce a través de una Oda a Homero sin que me llegaran los ecos de la música de fondo que debía escuchar Joyce al escribir su obra era pedirme demasiado, la verdad).

Volviendo a Shakespeare, la suya es una cuestión peliaguda. Farsante, traidor, impostor, plagiador… son sólo alguna de las lindezas que históricamente se le han propinado. Vamos, que en definitiva Will fue todo un “faker”, al parecer. De acuerdo que en la vieja Inglaterra del siglo XVI la autoría colectiva en la creación literaria estaba a la orden del día. Sin embargo, el amigo Shakespeare se llevó todo el mérito por grandes obras de la literatura en las que queda más que cuestionado que escribiera él solito: las palabras están medidas al milímetro, precisas y elegidas con gusto; los escenarios y lugares en los que se desarrollan son descritos al detalle. Y he aquí que llegado a este punto, obviamente algo chirría, ya que si tomamos como ejemplo Romeo y Julieta (por escoger una al azar) observaremos una descripción espléndida de Verona, de sus costumbres, cultura, de sus gentes… ¡Ah, pero qué conocimiento más inusitado del país para alguien que nunca puso un pie en él!

Seguramente el gran amigo de Shakes y también escritor, Christopher Marlowe, se esté revolviendo en este preciso instante en su tumba al ver la fama alcanzada por su amigo mientras él quedó en un segundo plano con el paso de los siglos. Todo un tipo este Marlowe, y también todo un descubrimiento, en mi caso.  Su historia bien podría ser contada la más puro estilo de uno de los dramas shakespearianos. Parece que el señor Marlowe fue todo un cultivado de la época: hombre de humanidades, interesado por las letras, alumno de Oxford… Fue un dramaturgo de éxito y gran inventiva que compartió con Shakes amistad y obras literarias (posiblemente también compartieron alguna que otra cerveza en The Little Mermaid dada la afición de ambos a la embriagadora bebida de malta carbonatada, la cerveza). También contó con algún que otro amigo influyente en los servicios secretos británicos, con los que “conspiraba”, y en estos “líos” anduvo metido hasta que la reina y sus jerarcas le dieron caza y se vio obligado a fingir su muerte para poder abandonar el país y eludir la horca.

Esta enrevesada historia de teorías conspiratorias, condena a muerte y huida es la que narran las fuentes extraoficiales más fiables (según testimonios escritos que aún se conservan). Para las autoridades y oficialistas, Marlowe apareció muerto en las casa de unos amigos con los que cenaba tras una disputa con final trágico (muy propio el drama dado el caso). En mi opión, es él quien tiene más papeletas para ser el (co)autor de alguna (¿quizá todas?) de las obras de Shakespeare, ya que si continuamos en la línea de la muerte fingida, se apuntaba además que Marlowe habría avandonado Inglaterra para instalarse en Italia, posiblemente en Venecia. Se entienden así muchas cosas: la predilección de Shakespeare por emplazar muchas de sus historias en escenarios romanos; el conocimiento de las ciudades-estado itálicas, y especialmente la tendencia del autor a tratar en sus obras la desesperación y nostalgia del desterrado al verse obligado a dejar su patria.

En mi caso, esta es la teoría por la que más me inclino, pero no se han de descartar otras. Por ejemplo, hay quien afirma que es Francis Bacon  quien en realidad se esconde detrás de shakespeare; incluso quien se atreve a decir que podría tratarse de la propia reina Elisabeth I, pero aventurar esto me parece ya too much.

Finalmente, para regocijo de los Stratfordianos, se acaba la lista de posibles candidatos para encarnar al “Cisne de Avon” con Sir Edward de Vere, más conocido como el Conde de Oxford. Sir Edward habría empleado el pseudónimo de Shakespeare para escribir con libertad sobre la monarquía, la religión y otras “cuestiones de estado” delicadas, al tiempo que soltaba el pesado lastre de su título nobiliario, que a ojos de la sociedad de la época le impedía ejercer como poeta. Para los que se decanten por el conde como autor principal del First Folio, recomiendo el film Anonymous.

Y expuestas todas las teorías que domino y barajo, no pretendo convencer a nadie de  nada, pero tomad nota de lo visto y analizado, pues lo cierto es que no se conserva ningún manuscrito original del dramaturgo (se pone la típica excusa de que se quemaron con el teatro The Globe en 1613, o incluso que se enterraron con el autor) ni se tiene constancia de que entendiera el latín o recibiera formación en su ciudad natal, Stratford, más allá de la básica proporcionada por el estado gratuitamente durante unos pocos años.  Por eso, mi consejo es que la próxima vez que leáis una de las obras de Will os andéis con ojo, ya que visto lo visto podría haberla escrito vuestro hermano pequeño. Yo lo dejo caer…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s